AtlantIS Fires.

En las antípodas de Australia se encuentra el Oceano Atlántico que debe su nombre a la antigua Atlántida que estaba situada en la zona que muestra la imagen del link adjunto…

https://www.geodatos.net/antipodas/australia

El objetivo de esos “incendios” responde a un factor de alimentación y control astral a través de la rejilla planetaria pero los objetivos son multiples y podrían ser a saber…

1) Como bien expuso el recientemente fallecido Salvador Freixedo la quema de masas forestales y animales no deja de ser un sacrificio a los “dioses” que absorben hacia el bajo astral la energía etérica desprendida en estos holocaustos.
Eso les sirve de alimento y la energía la distribuyen por la rejilla planetaria donde más les convenga.

2) Luego venden mediaticamente todo ello como desastre medioambiental debido al publicitado hasta el hartazgo falso cambio climático y con el bombardeo mediático extraen las energias negativas de la depresión, deseperanza, “fin del mundo” de aquellos programados en esos parámetros, de la gente no despierta al funcionamiento oculto del mundo y de como los seres humanos somos ordeñados desde el bajo astral y de como nuestras energías del alma les son dadas en la frecuencia que les alimenta debido a nuestra ignorancia de la situación.

3) Este tipo de sucesos suele producirse cuando detectan una subida en el nivel de despertar de la especie y el sistema de control (Jacques Vallée) reajusta la tasa de vibración al nivel que más les interesa.
Por ello aunque suene contradictorio cuanto más caos se ve significa que más luz está entrando y tratan de apagarla mediaticamente con todo tipo de “atentados” “sucesos” y promoviendo un clima de desesperanza para bajar el nivel vibratorio a nivel individual y por consiguiente a nivel de especie ya que estamos y nos influimos todos energéticamente.

Entended esto y no os dejeis arrastrar por las “dramáticas” imagenes y videos que son puestas a vuestros ojos justamente para poneros en el nivel vibratorio que les interesa.

http://astillasderealidad.blogspot.com/2020/01/que-hay-detras-de-los-incendios-en.html

 

El cuerpo Astral.

El cuerpo Astral.

Arthur-Powell–El-cuerpo-astral

Como la materia astral es más sutil que la física, interpenetra a ésta. De consiguiente,todo átomo físico flota en un mar de materia astral, que lo envuelve y llena todos los intersticios de la materia física. Es bien sabido que, aún en la substancia más dura y densa, no hay dos átomos que se toquen; el espacio entre dos átomos adyacentes es mucho más grande que los átomos mismos. La ciencia física ortodoxa, desde hace tiempo, sostiene la hipótesis de un éter que interpenetra a todas las substancias conocidas, desde el sólido más denso hasta el gas más rarificado; así como este éter circula con perfecta libertad entre las partículas de la materia más densa, así también la materia astral interpenetra al éter y se mueve libremente entre las partículas del mismo.Así, pues, un ser que viva en el mundo astral puede ocupar el mismo espacio de un ser viviente en el mundo físico; sin que sean conscientes de la existencia el uno del otro, ni se estorben en sus movimientos.

Sobre todas las cosas, el aspirante debiera aprender a no dejarse dominar por preocupaciones. El contento no es incompatible con la aspiración. El optimismo está justificado por la certeza de que el bien triunfa siempre. Es verdad, sin embargo, que si sólo tenemos en cuenta el plano físico no es fácil mantener tal actitud.

Arthur-Powell–El-doble-eterico

El alma del hombre es inmortal, y su futuro es el futuro de una cosa cuyo desarrollo y esplendor no tienen límite.
El principio que da vida en y fuera de nosotros es imperecedero y eternamente benéfico; no se lo oye, ni se lo ve, ni se lo huele, pero es percibido por el hombre que desea percepción.
Cada ser humano es su propio legislador absoluto, su propio dispensador de gloria o de sombras; quien decreta su vida, su recompensa y su castigo.Estas verdades, grandes como la vida misma, son tan sencillas como la más sencilla mente humana. Dése el alimento del conocimiento a todos aquellos que ardientemente lo ansíen.